• Narrow screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Auto width resolution
  • Increase font size
  • Decrease font size
  • Default font size
  • default color
  • red color
  • green color
Tome medidas para prevenir crisis asmáticas Imprimir E-mail

El asma es un trastorno inflamatorio crónico de las vías aéreas que se manifiesta en hiperreactividad y la obstrucción del flujo aéreo, con episodios recurrentes de tos y dificultad respiratoria, presentados habitualmente en la noche y de madrugada. Afecta principalmente a la población infantil y en menor proporción a adultos. En Chile,  estudios indican que cerca del 12% de los niños en edad escolar son asmáticos.

Cosas tan simples y habituales como el aire frío, perfumes, desodorantes ambientales, productos químicos de limpieza, pintura y talco son ejemplos de factores que pueden desencadenar una crisis asmática.  "Diversos elementos presentes en el interior y exterior del hogar pueden iniciar una reacción en las vías aéreas de las personas asmáticas", explica la enfermera Patricia Gazmuri, Directora de la Carrera Enfermería de la Universidad Andrés Bello.
Otros elementos que actúan como alérgenos son los ácaros del polvo, polen, moho, productos contaminantes y la caspa de animales (diminutas escamas o partículas que se desprenden del pelo, plumas o piel). Asimismo, los síntomas se agravan con la aparición de un resfrío común, gripe u otras enfermedades respiratorias, propias del período invernal. 
"Identificar los factores desencadenantes no siempre es fácil. Si se sabe cuáles son, se pueden prevenir y reducir la exposición a los mismos, evitando los ataques de asma y alergias", comenta la especialista de la U. Andrés Bello. 

Cómo controlar los factores desencadenantes

Humo de Tabaco: No se debe fumar en la casa de alguien con asma o alergias.

Humo de Madera: Evitar las estufas y las chimeneas de leña.

Mascotas: Casi todas las mascotas o animales domésticos pueden causar alergias, incluyendo los perros y especialmente los gatos. Los animales pequeños como aves y  hamsters pueden provocar problemas, por lo que deben ser retirados de la casa si desencadenan síntomas de asma y alergias.

"Los alérgenos de los animales domésticos pueden permanecer en la casa durante meses después que la mascota ha sido retirada, porque persisten en el polvo de la casa, por lo que generalmente pasa algún tiempo antes de mejorar los síntomas alérgicos y asmáticos. Si la mascota vive en al interior del hogar, debe estar fuera del dormitorio del asmático y se le deben administrar baños semanales al animal" detalla Patricia Gazmuri.

Cuando la humedad es alta, el moho puede ser un problema en el baño, la cocina y el sótano. Se recomienda que estas áreas tengan buena circulación de aire y  se limpien a menudo. 

Otro elemento que puede desencadenar crisis asmáticas son los ácaros del polvo: diminutas arañas de tamaño microscópico, que se encuentran en el polvo doméstico. "En una pizca de polvo hay varios miles de ácaros. Son uno de los principales factores desencadenantes de alergias y asma, y los más difíciles de eliminar", afirma la Directora de la U. Andrés Bello.

 
Consejos para eliminar ácaros del polvo y polen:

*    Colocar tanto colchones como almohadas en fundas herméticas. Ponga cinta adhesiva a todo lo   largo del cierre.
*    Lavar toda la ropa de cama cada semana en agua a una temperatura superior a 60º C. Quitar la colcha o cubrecama por la noche puede ser útil.
*    Evitar el uso de alfombras en el dormitorio.
*    Limpiar el polvo con paños húmedos.
*    No utilizar aerosoles ni limpiadores en aerosol en el dormitorio.
*    Las cortinas y persianas de las ventanas atraen el polvo. Utilice persianas o cortinas hechas de plástico u otro material lavable para facilitar su limpieza.
*    Saque los muebles tapizados y animales de peluche (a menos que puedan lavarse), y cualquier cosa que esté bajo la cama.
*    Los clóset necesitan cuidados adicionales. Sólo deben contener la ropa necesaria. Un procedimiento que puede ser útil es cerrar las bolsas de plástico con pinzas para ropa.
*    A los ácaros del polvo les gusta la humedad. Reducirla puede hacer que disminuya el número de ácaros.
*    Ventilar el dormitorio con frecuencia.
*    Evitar los sistemas de calefacción y refrigeración por aire.
*    Evitar viajar en auto con las ventanas abiertas en épocas de polinización.
*    Dormir con las ventanas cerradas.
*    No practicar deporte en sitios abiertos.

 

Fono:  (56-2) 661 8525
Fax:  (56-2) 661 8529
Celular: 9/841 7264

Elizabeth Orellana Maturana
Periodista U. Andrés Bello