(Radio. U.Chile) El Sistema de Financiamiento Solidario que reemplazará al Crédito con Aval del Estado fue presentado entre bombos y platillos por el Gobierno, sin embargo, desde el Frente Amplio critican que no cambia el problema de fondo: la visión mercantilista de le educación.

 

Fue en junio de este año que el Gobierno presentó el proyecto de ley para reemplazar el Crédito con Aval del Estado (CAE). La iniciativa de gobierno lleva por nombre “Sistema de Financiamiento Solidario” y, entre sus propuestas destacan: la exclusión de la banca para otorgar créditos, y la condonación de la deuda a los 15 años de comenzada a pagar.

Si bien desde el Gobierno el proyecto fue presentado entre bombos y platillos, desde el Frente Amplio son especialmente críticos con la iniciativa, pues, según sus personeros, el Sistema de Financiamiento Solidario no es tan “solidario” y no cambia la visión mercantil de la educación superior.

Siguiendo esta lógica, el senador de Revolución Democrática, Juan Ignacio Latorre, presentó una campaña para cuestionar la iniciativa de Sebastián Piñera. La “ofensiva” cuenta con un sitio web –www.endeuda2.cl- y cuenta con el apoyo de otros parlamentarios del bloque, como Giorgio Jackson y Gonzalo Winter, entre otros.

A juicio de Juan Ignacio Latorre, el apodado “CAE 2.0” es, efectivamente, un avance, pero no corrige el problema de fondo que es la manera en que se concibe la educación superior.

En ese sentido, el senador criticó la falta de regulación en los precios de universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica. Para el parlamentario, la libertad de precio, sumado al bajo nivel de exigencia para las instituciones que opten por el crédito, hará que los centros educativos desechen la gratuidad en pos del Sistema de Financiamiento Solidario.

“Sigue fomentando la libertad de precios y, por lo tanto, incentiva la inflación de precios en la educación superior. Sigue alimentando esta lógica mercantil de un mercado de la educación superior de instituciones que bucarán captar volúmenes de clientes, instituciones que además tendrán bajos niveles de exigencia en cuanto a acreditación –simplemente una acreditación básica- y sumado a una libertad de precios. Entonces compite este sistema de créditos con la gratuidad. La gratuidad sí establece regulación de precios, sí establece mayores exigencias, entonces hay instituciones que podrían verse incentivadas a salirse de la gratuidad y pasarse a este sistema de crédito”.

Por su parte, el diputado del Movimiento Autonomista, Gonzalo Winter, quien forma parte de la Comisión de Educación de la Cámara Baja, sostuvo que en la teoría la propuesta del Gobierno sacará a la banca, pero en la práctica, la gente tendrá que recurrir igual a ella, debido a la diferencia que hay entre el arancel referencial que cubre el crédito con el real.

“Yo creo que no saca tanto a la banca, porque al no haber ninguna clase de regulación de aranceles en Chile y siendo que este crédito regula el arancel referencial, la diferencia entre el referencial y el real –hay carreras que están llegando a los 900 mil pesos- no sabemos cómo se va a cubrir, y una de las alternativas es justamente que se cubra con créditos bancarios, que es la forma en que los chilenos resolvemos casi todos nuestros problemas”.

Paralelo a esto, la Comisión Investigadora del Crédito con Aval del Estado aprobó el informe redactado, en que atribuyeron responsabilidades al diseño e implementación del CAE.

La presidenta de la Comisión, Camila Rojas, sostuvo que el informe da cuenta del daño hecho por el CAE a los estudiantes y al fisco, y que es un aporte para no volver a repetir los mismos errores en el proyecto que hoy se analiza en la Comisión de Educación del Senado.

“Este es un informe, un informe que pone ciertas evidencia sobre la mesa respecto de una política que creemos que ha sido dañina y perjudicial tanto para el fisco como para quienes tuvieron este crédito, pero es un primer paso, porque lo que tenemos que lograr es que efectivamente hayan soluciones para quienes obtuvieron este crédito y que las nuevas políticas de financiamiento no cometan estos mismos errores”.

En ese sentido, la diputada frenteamplista dijo que el informe se puso a disposición de los senadores que hoy discuten la propuesta del gobierno para que la iniciativa no sea una continuación al actual CAE.