Por: Juan Iñiguez Sepúlveda


Hoy necesitaba escribir. Estos últimos días con todo esto del Sr. Shüler “el coleccionista” han sido de reflexión. Dentro de las cosas buenas es que no se hasta cuándo la palabra Patrimonio estará con nosotros en forma algo pública. Ojalá fuera por mucho mucho tiempo, ya que sin duda estaríamos un poco mejor que ayer.

Esta palabra que en gran medida nos da parte de una identidad como Nación. Ojalá que la bonanza que lleva el uso de esta palabra haga que nuestras autoridades tengan definiciones y acciones concretas, para no tener que soportar episodios tan vergonzosos como el derrumbe del techo de la Central Hidroeléctrica de Chivilingo, o el robo de los coches de ferrocarril en Concepción. Que nos ayude a que las personas tomen conciencia y que los que les gusta andar rayando con spray, mejor se lo metan donde mejor les quepa, y no anden dañando con ellos nuestro Patrimonio, no es posible que la escultura de Rebeca Matte sea violada día por medio. Que nos ayude a que todos seamos capaces de defender lo nuestro. Dentro de mi proceso reflexivo está en dejar de preocuparme y sorprenderme de ese egoísta apátrida de Raúl Shüler, y preocuparme de agradecer. Agradecer a todos esos que usan sus tribunas para proteger nuestro Patrimonio. Agradecer a todos esos que luchan para detener el avance de construcción de edificios que destruyen día a día nuestros barrios. Agradecer aquellos que restauran nuestras obras de arte y estatuas después que otros las dañan. Agradecer a aquellos que defienden nuestro Patrimonio Arqueológico. Agradecer a los que luchan por nuestro Patrimonio Agrícola. Agradecer a tantos otros anónimos por defender lo nuestro aquí y en la Quebrada del Ají,…….son muchos, pero quizás no tantos. Y a veces es bueno no olvidar algunos nombres de los que han intentado defender lo que como chilenos nos pertenece…..como Nelson Beseler ( valdiviano) y Álvaro Parraguez (tomecino). Ellos fueron los que salvaron esa locomotora de Osorno y que estuvieron presos por robo por su hazaña.

Y bueno en la misma línea una foto de la 5059. Aquella locomotora Tipo, la fabricada por Jung en 1929 y que corrió en el ramal de Saboya a Capitán Pastene y que fue robada desde una maestranza de Concepción mientras estaba en proceso de restauración.