• Narrow screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Auto width resolution
  • Increase font size
  • Decrease font size
  • Default font size
  • default color
  • red color
  • green color
Ramal Ferroviario será convertido en la ciclovía más grande de Chile PDF Imprimir E-mail
Viernes, 28 de Abril de 2017 15:17
El proyecto busca transformar el antiguo Gran Ramal de la Frontera.
Se sacarán los rieles y el camino será cubierto por una carpeta asfáltica. Las ex estaciones serán albergues.
Bosques siempre verdes, añosas estaciones ferroviarias, antiguos y estrechos túneles. Esto es parte de los paisajes que tendrá la primera ciclovía que se construirá sobre una línea ferroviaria en el país y que pretende ser la ruta turística para bicicletas más grande de Chile. Se trata del antiguo Ramal de la Frontera, una vía secundaria que unía Lonquimay, en la IX Región, y Lebu, en la costa sur de la VIII Región.
El tren que conectaba las grandes urbes con los pequeños pueblos de las regiones de La Araucanía y el Biobío desapareció en 1983 y sólo fue ocupado para carga. A inicios de los '90 se intentó destinarlo a tren de viajes turísticos, pero al final, en 1994, las máquinas dejaron de recorrer sus durmientes.
La iniciativa está enmarcada en el proyecto Sendero de Chile y tiene por meta transformar 250 kilómetros de línea férrea abandonada en una ciclovía que recorre desde la zona cordillerana al área costera. Sería la más grande de Chile, y según Conama, de toda Sudamérica. El coordinador regional del proyecto en la Conama Araucanía, José Luís Alvarez, explica que también se busca reconvertir las últimas 19 estaciones “a albergues, refugios, museos, dándoles otro valor”, que servirán como paradas del recorrido para bicicletas.

Ruedas y peatones

La idea se trabaja bajo el nombre de “Gran Ramal de la Frontera” y, una vez terminados los estudios pertinentes, el gobierno pretende que “quede habilitada una carpeta para el paso de bicicletas, con pasos para discapacitados, aunque de todas formas pueden hacer el recorrido personas caminando también”, cuenta Alvarez.
Durante el recorrido –es una réplica a modelos europeos, denominados vías verdes-, los turistas podrán disfrutar de “un conjunto de estaciones de alto valor patrimonial”, dice el funcionario.