¿Son un problema grave?

Esta semana hemos tenido en varios vehículos de comunicación electrónicos, polémicas porque personas han usado gentilicios con minúsculas, otros han colocado apellidos con minúsculas, otros han dejado de usar acentos, ( comas) ; ( punto y comas), etc. 

Era enero de 1954, a la fecha yo tenía 7 años y mi padre ( José Miguel  Sáez Muñoz), 39 años. Un día de noche llegaron a nuestra casa ( vivíamos en la casa de dos pisos que aún existe, frente a la casa actual de Pedro Durán y su esposa Flor Weise y familia, en la esquina de Segundo de Línea esquina de Esmeralda), llegaron repito, El PEPE ALACID y un amigo de él que trabajaba como pioneta en los camiones de Juan Mondaca y Luis Arévalo, éste último hijo de Don José Otondo ( ambos trabajaban en la Barraca de Don José Otondo Aranaz como choferes).

Una querida amiga brasileña, me preguntó hacen algunos dias, si todavía habían cóndores, si era verdad que eran majestuosos, grandes, temibles..., y si era verdad que volaban velozmente. Eso me quedó en el subconciente, y un dia al final de tarde, volviendo por la carretera en dirección a mi casa, comencé a soñar despierto, a divagar, a viajar mentalmente... Estoy volando en dirección a Chile, entro por el norte y  veo en mi imaginación, el Morro de Arica (puedo sentir los gritos , las minas explotando, los tiros de fusil y la Bandera Chilena flameando en el tope del Morro), los recuerdos de su toma en la Guerra del Pacífico está vívida.

No es tradicional homenajear a personas cuando están vivas..., yo considero esto un grave error, me parece que cuando se quiere a alguien, cuando se le admira en mayor o menor medida, es necesario que la persona lo sepa, que la comunidad lo sepa; que él en vida sienta que su paso por aquí fue especial para muchos (no apenas para su familia), y sí para una colectividad, una ciudad, una época.