No sé qué me llevó a soñar despierto; ahí me encontré en una casita de madera donde en la puerta había un viejito de terno oscuro, bigote y cabellos blancos, de ojos verdes y curvado; no sé si por la edad o por la altura comenzó un extraño diálogo : 
-  Hola abuelito, cómo está usted? pregunté . Me miró casi con indiferencia, sentí que no me conocía..., le dije : - Yo soy su nieto Eduardo..., me volvió a mirar ahora con desconfianza... : - Es que ud. no me conoce porque  yo no nací todavia , le dije con convicción. No me respóndió nada y se ensimismó en sus, para mí, desconocidos pensamientos.

Ahí comencé a recorrer las calles de Arauco, había una tienda recién inaugurada, era de un turco, decían, su apellido era Metuase..., seguí adelante y escuché música en otra tienda, eran músicas con un marcado ritmo y de frases tristes : Mi Buenos Aires querido, cuando yo te vuelva a ver ....., ahí entré y un señor gordito me atendió, supe que tenía mi apellido. ¿Qué desea joven?, me preguntó. Fue muy extraño, yo no sabía qué responder..., no habrá entendido que  yo no nací todavía y que es apenas un sueño lo que estoy viviendo con este viaje al pasado?. Salí y vi un cura viejito, cabelloss blancos y desordenados, sotana sucia, zapatos raídos y posiblemnete con las suelas rotas; es el padre Juan, pensé, mi papá siempre habla mucho de él, dice que es el mejor hombre que ya conoció en su vida.., quise hablarle, pero no me vio ni me escuchó..., pensé :- Será él el muerto ? o seré yo que no he nacido todavía, y él, hombre de Dios no me ve.
Mi viaje al pasado antes de mi nacimiento continuó por varios lugares. Recorrí Lota y su corralón famoso por sus frutos de la tierra, allí estaban llegando frutas, verduras, animales, vegetales, quesos y de todo un cuanto hay para ventas, habían decenas de carretas cargadas, bueyes multicolores, gentes con ropas gruesas, sombreros grandes, botas y más botas embarradas..
En Tomé aprendí una música que le inventaron  al cura del pueblo, decía así : - “Por detrás de la iglesia no se puede pasar, porque el cura les dice, arrincónenmela...., llegué a Cañete antes de haber nacido, vi la Plaza,  la escuela 1, la Gobernación, el hospital San Esteban, la estación ferroviária, vi jóvenes recién casados: Emilio Larroulet, Mañungo Gajardo, Jesús Infante, Manuel Abarzúa.., quise saludarlos y no me respondieron..., ¿no me habrán visto ?
Ahí  desperté de mi sueño despierto; en la TV. estaban mostrando una retrospectiva de lo que fue el año 2009..., sentí miedo y nostalgia del futuro . ¿Nostalgia del futuro? Tuve miedo de no ver quien ganará las elecciones en Chile, tuve nostalgias de las calles de Santiago, tuve miedo de venir a morir antes del campeonato mundial de fútbol, tuve tristeza de no volver a mis amigos queridos de infancia, adolescencia y juventud, tuve tristeza de no ver  ni conocer a mis nietos, sentí mucha falta de no volver a ver a mi Irma, a mi Gladys, a mi Miguelito..., todos ellos mis amados hermanos  de sangre en  esta vida. Qué irá a ser de mi esposa, y de mis hijos ?... me pregunté ya angustiado.
Necesito escribir  esto que estoy sintiendo, decidí hacerlo..., ahora , cómo terminar? Todo esto es realidad, o seguiré soñando despierto?, o talvez es un sueño verdadero, porque es muy nítido y está aquí en este papel. ¿Llegar a viejo es eso? soñar es mantenerse vivo? dejar de soñar es realmente morir? Morir la verdadera muerte es el olvido?..., saldré de aquí e ire a ver el Lanalhue noticias que tantas alegrías me trae junto al Huellas digitales, pasaré también por el Blog de mi amigo José Miguel Huerta, allí escribo lo que pienso en política. Talvez me anime un poco y salga de esta nostalgia sin fin, nostalgia de exilado económico que no tiene derecho a voto, que siente falta aún de las empanadas, de mi perro el Terry y el Pirulo, de mi gato el Ñego,  de parientes, familia y amigos que aún viven...; de mi amigo el Yubi, de mi amiga la Ángela, de mis primos Jorge, Fernando, Nena, Luisita y tantos primos sobrinos, de mi profesor primario don Raúl....., mejor termino aquí antes de llorar por no poder nunca más  ver mi amada escuela 1 de Cañete, que los bárbaros derrumbaron.
Pero, todo esto habrá sido un sueño despierto, o apenas  y simplemente eso?  ¡¡Un sueño!!