El Teatro Municipal de Cañete era de madera, tenía platea, balcón y galería; además de pasar películas, servía para todo tipo de veladas, espectáculos, actos políticos, piezas de teatro etc. Su concesionario era Don Emilio Méndez.
Cuando era anunciada una gran película, era necesario reservar en la semana las entradas, para eso Don Emilo tenía una tabla con agujeros donde colocaba papelitos con la numeración de las filas y butacas. Cuando la película era con alguna "Estrella del cine", entonces la disputa era grande por los mejores lugares.  
Allí desfilaron con sus películas, Gary Cooper, Gary Grant, Alan Ladd, Jeff Chandler, Robert Taylor, Clark Gable, Marylin Monroe, Marina Blady, Liz Taylor, Ava Gadner, Debbie Reynols y tantos, tantas estrellas que hacían suspirar a nuestras hermanas y amigas mayores. También estaban los cómicos; como los Mexicanos Tin Tan y Cantinflas (Mario Moreno). 

La películas de Cantinflas eran las mejores, el solo nombre del personaje ya llevaba a una sonora carcajada, sus películas pasaban el sábado en selecta y noche, y el domingo en matinée, selecta y noche, siempre a teatro lleno..., cuando mucha gente quedaba afuera, Don Emilio las pasaba también el lunes, ya que cantinflas era sinónimo de enormes carcajadas y buenos lucros para Don Emilio. 

Pasaron los años y llegó 1970, estaba Yo en ese año terminando mi carrera de instructor teatral en la U. de Chile, en la escuela de teatro que estaba en la Alameda con Fanor Velasco. Un día fuimos llamados algunos alumnos a la secretaría y en forma discreta se nos invitó para que nos preparáramos para recibir a un gran actor Mexicano que estaba visitando chile, y que manifestó su deseo de conocer nuestra escuela y sus alumnos. 

Llegó la noche estipulada y nos reunimos 20 alumnos y alumnas alrededor de un sillón colocado estratégicamente al medio, y en forma de medialuna, las 20 sillas de los "sorteados para platicar con el invitado..., no sabíamos hasta ese momento quién era. SORPRESA!! Casi nos caímos de las sillas al ver entrar al personaje, era nada menos que MARIO MORENO - CANTINFLAS!!. Estuvo con nosotros más de una hora; era tremendamente serio y cultísimo, de una visión y cultura del mundo espantosa..., paseó su sabiduría por la época Greco - Romana y su teatro clásico, la época de Shakespeare y así fue dando toques por autores, filósofos clásicos y modernos, discurriendo con absoluta seguridad y serenidad por diversos temas. Nosotros estábamos con los oídos y los ojos paralizados ante tan tremenda sapiencia.

Nos llamó también mucho la atención, la plástica en su rostro, operación ésta que era muy notoria, así como sus cabellos teñidos de un profundo negro. Al terminar su disertación, nos regaló con unos minutos de su personaje Cantinflas, se colocó un pequeño bigote postizo a ambos lados de su boca (lo que lo caracterizaba), e improvisó un diálogo increíble, donde dijo cientos de cosas , sin decir nada..., claro con el acento que le era característico. 

Fue increíble como en esa hora, pasaron todas las películas que había visto de él por mi memoria, así como los rostros de mis amigos de infancia con los cuales las había asistido en el Teatro Municipal de Cañete. Ese teatro por alguna razón que nunca conseguí entender, no fue conservado ni mantenido, no critico que lo hayan demolido, pero en mi memoria está en pié, intacto, limpio como cada domingo a la hora de la matinée, o de la vermouth. 

Allí conocí en su telón a Mario Moreno "Cantinflas" y luego más tarde en santiago, lo pude conocer personalmente, gracias al teatro de Cañete, pude entender y preguntar de varios de sus personajes de sus diversas películas que había visto en mi infancia. Mario Moreno. Gracias a Dios tuve la oportunidad de conocerlo y así hoy poder recordarlo, así como al teatro de mi pueblo que tantas alegrías me dio en mi infancia.