De baja estatura, pero corpulento, es una persona que capta simpatías apenas se le conoce; posee amabilidad y es sumamente cariñoso en su casa. Risueño y bueno para celebrar bromas o chistes, es un hombre muy emprendedor y trabajador contumaz.
La firma BIMA le tiene a cargo de grandes aserraderos en la zona de Cañete y Lebu; gracias a él han entrado muchos millones a esta firma. Veremos cómo le corresponden...
Su amable y simpática esposa, ha hecho con él, de su hogar, un rayo de sol en medio de esos lugares; llegar a esa casa es como sentirse en la propia; con sinceridad y sin afectación ofrecen su casa con el corazón a flor de labios. Gran gastrónomo, es habitué del cuasi Hotel de don Juan Beratto, donde tantos cañetinos van con mucho placer.
Vive en Antihuala y es un recotín todo el día, viéndolo y observándolo todo; de gran criterio comercial y técnico maderero, ha sido un verdadero peón para la firma BIMA; a él se deben muchas buenas innovaciones en los fundos y sus explotaciones; con tino y sagacidad, con constancia y amor al trabajo, va enrielando obras que dicen alto vuelo maderero. Es un colaborador digno y desde todo punto de vista honorable y tesonero.